Me dedico…

Me ofrezco…

¡Alguna vez me sacrifico!

Soy un sacrificio para Guru Gobind,

Quien me dio mi Soberanía.

Soy un sacrificio al Khalsa Panth,

que me honró a los ojos de Dios.

Soy un sacrificio para Guru Ram Das,

quien me hizo el Siri Singh Sahib.

Soy un sacrificio para cada Gursikh que vive el Rehit.

Soy un sacrificio para los Cinco Amados,

Quienes me dieron el Amrit para beber,

Me dieron el mantra «WaheGuru»,

Y trazaron el Camino de la Khalsa.

Soy un sacrificio para mi Verdadero Gurú,

Quien borró todas mis acciones pasadas.

Soy un sacrificio para mi Verdadero Gurú,

Quien cantó la canción de la Palabra.

Soy un sacrificio,

Y postro mi cabeza una y otra vez,

hacia mi Gurú,

quien corta las ataduras de mi karma.

Soy un sacrificio a Dios,

Quien me dio el regalo del Yoga.

Meditando, encontré el Conocimiento interior.

Y me fusioné con Dios.

¡Oh yogui! Por la Gracia del Gurú,

canté «Sat Nam»

y por la Gracia de Dios,

Él entró en mí

y disolví mi Ser en Él.

Explicación de este poema por Guruka Singh Khalsa

(Como aparece en la página 260 del libro Furmaan Khalsa: Poems to Live By)

La apertura de la Décima Puerta, la experiencia de la Conciencia Cósmica, va acompañada de profundos sentimientos de humildad y gratitud. En este poema el Siri Singh Sahib expresa esa humildad y gratitud hacia:

1. Guru Gobind Singh, quien lo convirtió en un Sardaree, un Soberano Khalsa.

2. Todo el cuerpo del Khalsa, a través del cual fue honrado. {Ver el poema Sehm)

3. Guru Ram Das (a quien describe con la frase «Siri Guru Dev»), a través de cuya gracia vino a Occidente para guiar al Khalsa como Siri Singh Sahib.

4. Cada Sikh del Gurú que vive el Rehit diario. (Como explicó Guru Go bind Singh: Un sikh del Guru que practica el Rehit es uno con el Guru y no hay diferencia entre ese sikh y el propio Guru).

5. Los Cinco Amados (Punj Piare), quienes establecieron el camino del sacrificio y quienes le dieron el Amrit.

6. Su Verdadero Gurú, quien borró el registro de sus karmas y le dio el regalo del Shabd.

7. Y a Dios, que le dio el don de la Unión con Él (Yoga).

¡Vivir con una actitud de gratitud en compañía de otros que sienten lo mismo es vivir en el Cielo en la tierra!